Un salón de clases único

Publicado: 2020-06-09 22:39:47
Autor: Redacción Nacional ProPositivo

 

 

 

Aulas Felices en Casa Puebla

Sesión de Aulas Felices en Casa

Es muy importante cuidar nuestro bienestar y emociones positivas en la situación en la que nos encontramos. Practicar estos aspectos desde niños nos ayuda a sentar las bases para tener una mente positiva, y entender su importancia en nuestro día a día. Por ello, Universidad Tecmilenio ha lanzado el programa “Aulas Felices”, el cual está basado en la psicología positiva que tiene como objetivo potenciar el desarrollo personal y social de los alumnos y promover su felicidad.

 

Debido a la contingencia, por primera vez se ofreció el programa de Aulas Felices en Casa a través de Zoom, para hijos e hijas de colaboradores de las 4 instituciones del Tec de Monterrey. En total, se impartieron 8 sesiones a lo largo de 3 semanas y participaron alrededor de 300 niños y niñas, así como 80 alumnos de nivel profesional de diferentes estados de la Universidad Tecmilenio que impartieron los cursos.

 

“Para convertir Aulas Felices a su versión en casa, utilizamos las presentaciones que habíamos elaborado previamente, pero las adaptamos procurando que fueran entretenidas. También, incluimos videos para hacer la clase más dinámica, y actividades manuales para que participaran los niños”, comenta Naila Aguilar, estudiante de cuarto semestre en Campus Guadalupe.

 

“Cada actividad busca que los chicos se desarrollen de una manera más plena, más atenta y mejorando su psicología positiva. En esta modalidad digital, notamos que los chicos tenían mucho interés de aprender y de seguir conectados con sus maestros.”, expresa Arturo Rosas, estudiante de quinto semestre en campus Puebla.

 

Lupita ZárateKim GironNaila AguilarArturo Rosas

Lupita Zárate, Kim Giron, Naila Aguilar y Arturo Rosas fueron varios de los 80 alumnos que impartieron las sesiones de Aulas Felices en Casa

 

Los elementos físicos de Aulas Felices son muy importantes, y, aún en versión en casa, se procuraba mantenerlos. “El espacio debe de ser abierto, o bien, cerrado, pero con color.  También, debe de ser un espacio sin ruido y que preferentemente tenga plantas”, agrega Arturo.

 

Las sesiones tomaban un orden similar a aquel que tenían de manera presencial. “Comenzamos con la atención plena, una dinámica en la cual el niño se puede desenvolver de manera más tranquila, está en contacto con sus emociones y paz interior. Para esto, ponemos música relajante mientras les narramos historias o les pedíamos que pusieran mucha atención en la pantalla para que practicaran la agilidad y buena memoria.”, menciona Arturo.

 

Uno de los logros de adaptar Aulas Felices en Casa fue que aún así se lograron resaltar las fortalezas de cada niño: “Al personalizar el tacto, se vuelve más sencillo interactuar con cada uno de ellos. También, notamos que se les facilitó mucho convivir con los demás ya que no sentían pena al estar frente a la pantalla y no en persona. Así desarrollaron las fortalezas de liderazgo y seguridad al hablar.”, expresa Lupita Zárate, alumna de cuarto semestre en campus San Luis Potosí.

 

Conocerse a través de un medio digital no impidió que los niños participantes de las Aulas Felices disfrutaran de un ambiente que fomenta el bienestar y la felicidad. “Personalmente, utilicé mucho la empatía para ponerme en la situación de los niños. Reflexioné sobre las problemáticas que tendrían durante la cuarentena y brindé ejemplos reales en clase con los que sabía que ellos se identificarían. Después, les daba una solución a los problemas que les acababa de exponer, y eso los alegraba y hacía sentirse bien.”, comenta Naila.

 

“Las actividades iban enfocadas a los elementos que se manejan en el Ecosistema de Bienestar y Felicidad. Sobre todo, nos enfocamos en las emociones positivas. Por ejemplo, una de nuestras sesiones fue sobre la amistad. Lo que hicimos fue mostrarles imágenes de películas en donde salían parejas de amigos, por ejemplo, Timón y Pumba o Rayo McQueen y Mate. A través de esas imágenes, comenzábamos la conversación, preguntándoles si tenían un mejor amigo, y cómo era su relación con ellos.”, menciona Kim Girón, estudiante de quinto semestre en campus Cuernavaca.

 

Aulas Felices en Casa tomaron mucha importancia para el desarrollo de los niños, y se volvieron esenciales durante esta situación. “Considero que durante la cuarentena fueron bastante importantes ya que la mayoría de los niños nos contaban que estaban llenos de tarea y cosas que hacer, y el espacio de 1 hora que tomaban las Aulas Felices, lo utilizaban para desestresarse y hacer otro tipo de actividades. De esta manera, se podían despejar de la situación actual y enfocarse en pasarla bien, platicar, relajarse y sobre todo desarrollar su creatividad y formar relaciones positivas con personas que no conocían.”, comenta Kim.

 

 

Autora: 

Frida Sofía Sánchez, corresponsal Tecmilenio campus Las Torres

¡Comparte esta noticia!

Suscribete